Pan de higo de Valdemorales

publicado en: productores | 0

En la cacereña cuenca del Guadiana, junto a Almoharín y Arroyomolinos, sobre las faldas de solana de la Sierra de Montánchez está Valdemorales. Laderas y valles con cultivos ancestrales de olivos e higueras, también naranjos, almendros, ciruelos, parras, granados… entre paredes de piedra y antiguas callejas.

La higuera es el símbolo de la comarca. Llaman la atención las viejas higueras con majanos de piedras y las jóvenes de troncos “entorchados”. La variedad calabacita o calabacilla aporta sus dulces higos, ideales para el consumo como higo seco. Además hay higueras blanquillas, de excelentes brevas tempranas y la higuera verdeja, muy buena para el consumo fresco de sus llamativos higos verdes con corazón rojo…
La higuera es la que mejor sabe secar los higos” dicen los viejos… y así es: los higos se recogen secos del suelo, bajo la copa de la higuera. A veces hay que recogerlos antes, si va a llover, y ponerlos a secar en las calles del pueblo.

¿CÓMO SE HACE EL PAN DE HIGO ARTESANO?

Empieza el proceso con la parte de cultivo respetuoso de la higuera, sin agroquímicos, sólo con estiércol curado de oveja, poda, despalotado, desbroce y la recogida a mano, uno a uno de los higos.

El Pan de Higo se hace con higos secos de producción ecológica, una maquina de picar ELMA de las de toda la vida, almendras, café y hierbabuena. Y el nuevo Pan de higo con almendras y chocolate, además de todo lo anterior, también lleva chocolate.

Para su elaboración, se emplea una prensa de madera y paciencia para picar los higos después de desrrabarlos. A continuación se añade un lecho de almendras (que también son de producción ecológica) y se espolvorea café molido ecológico de comercio justo y hierbabuena de producción propia. Se echan los higos picados y se vuelve a espolvorear café y hierbabuena.

Encima se añade otra capa de almendras o también lo hacemos con chocolate picado Valor 70% cacao. Se prensa y después de un rato se saca de la prensa.

 

 

 

 

 

Luego se corta en barras  de 250 g, y se corta en láminas para que sea más fácil separarlo. Después se envasa al vacío para se conserve seco, protegido de la humedad y de polillas. ¡Y ya está listo!

 

Más información aquí.